Canto a mi patria

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Canto a mi patria

Mensaje por Yaneth Hernández el Vie Ago 19, 2016 3:33 pm

Oscuras nubes de porcelana;
hablilla de arcilla y lágrimas;
redondeces de aves  
trepadoras en el horizonte;
amanecer dulce
de quien siembra sueños.

En las playas solitarias
nacen los palmares
abrazadas por el imperio
de un sol que derrite espumas,
cantan las lavanderas
al ritmo de su piel calcina
y en los caminos sin bruma
el viento pregonero
despeina las hojas
de los matapalos dormidos;
las orquídeas
y los claveles entumecidos
de rocío besan la tierra
con música de pétalos.

La alegría no da tregua
a los sinsabores de las penas;
el hombre ara la tierra
con el sudor que resbala
de su esperanza campestre.

Paren luces de las tinieblas
hacen vacilar sombras
que mudas quedan
ante la adusta luna,
blanquea el cielo
se escucha el grito
de una mulata parturienta,
llega otra vida al alba.

¡Qué silencio rueda
por las calles de Caracas,
Mérida o Cumaná!
los muertos no tienen patria
porque la fusilaron antes
de teñir las campanas;
voces ahogadas
en equívocos reclamos
con la fe de haber encontrado
un lugar donde puedan llevar su bandera.

En Maracaibo, existieron bardos
de la talla de María Calcaño,
Udón Pérez  y José Ramón Yépez;
prefiero, arrimarme a sus plumas
a ver si mañana logro ser poetisa
con soles como aquellos vates
que supieron mirar sus adentros
con estrofas geniales,
amores por sus lares.

Trémulas callan las garzas
cuando la tarde desmaya
en los fogones,
los niños buscan el pan,
aún no llega de la mano
frágil que trabaja sin descanso.

Los forasteros dejan su pasado
colgado en los noctámbulos
recuerdos,
tornan rezando porque no llueva,
hacen su destino de llanto
luego invocan no ser recibidos
en el cielo de los desencantos.

Sobre la lengua del viento
crecen los miedos,
los rayos que curvan
el firmamento
remecen los anhelos
de quien creen tener
la patria en sus venas.

En los antiguos campos petroleros
las aves cantan sus alas izadas,
guardan en sus plumas
los años de una supuesta democracia.

En boga anda el rojo de la sangre,
se derrama entre los brazos
de la madre que pierde al hijo sin antes nombrarle.

¿Dónde está la fortuna
de los que aman las libertades;
por la que Miranda,  Páez y Bolívar
se desgarraron sus rodillas?

Al mirar la lejanía
una semblanza de cañones,
lanzas,  se dibuja en lontananza
me siento inmigrante, entre las arenas
que han visto mis raíces.

Tétrica, aurora le espera bajo la franja
de la inocencia a una Venezuela,
crisol en  América.


Yaneth Hernández.
Venezuela.
Derechos reservados.
avatar
Yaneth Hernández

Mensajes : 27
Fecha de inscripción : 11/08/2016

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.